la historia de un escándalo espeluznante

la historia de un escándalo espeluznante

Disney+ nos invita a descubrir la estafa del siglo que habrá puesto a todo Silicon Valley en llamas y sangre. Crítico.

Él “crimen verdadero” tiene la costa en las plataformas de streaming. Inventing Anna, Dopesick y WeCrashed son otras tantas series y películas del género que han aparecido en los distintos catálogos de SVOD desde principios de año. Así, no es de extrañar descubrir una serie adaptada de El mayor escándalo en la historia de Silicon Valley aparecer en Disney+.

Mientras que el caso Theranos probablemente no sea tan publicitado en Francia como al otro lado del Atlántico, el juicio de Elizabeth Holmes, fundadora de la start-up estadounidense que pretendía revolucionar los análisis de sangre, llegaba a su fin el 12 de enero. El ex director general fue acusado de fraude y de haber puesto en peligro la vida de otros. No ha sido declarada culpable de todos los cargos, pero su sentencia, que se dictará el próximo septiembre, podría ascender a varias décadas de prisión.

¿Cómo llegó a esto este joven emprendedor lleno de sueños y esperanzas? Disney intenta sacar a la luz los más mínimos detalles de esta inverosímil historia que ha despertado nuestro interés.

Captura de pantalla de la serie The Dropout que muestra el logotipo de Theranos fuera de la sede, con un aspecto idéntico al logotipo que realmente estaba allí.©Disney/Hulu

Todo comenzó con una mentira.

La fuerza de el abandono radica en la intensidad de su historia inspirada en hechos reales. La historia sigue la de Elizabeth Holmes, una joven llena de ambición y esperanza que se encontrará en el centro de un escándalo que involucra a su empresa y sus acciones. La serie nos enseña rápidamente más sobre la formación de la futura directora ejecutiva de Theranos, para entender cómo le llegó la revolucionaria idea que llevará a Elizabeth a su ruina. Con solo 19 años, fundó su propia empresa emergente con un objetivo específico en mente.

Su objetivo: simplificar los análisis de sangre ofreciendo una máquina capaz de realizar toda una batería de análisis a partir de una sola gota de sangre para evitar las agujas que aterrorizan a algunos. Este hermoso proyecto con la vocación de cambiar el rumbo de la medicina lamentablemente era demasiado ambicioso y era más un sueño que una realidad. La necesidad de triunfar de la joven Isabel la empujará a hacer todo lo posible para creer en ello, aunque eso signifique hundirse en sus propias desilusiones. Se falsifica entonces la primera prueba de su máquina, el comienzo de una larga serie de mentiras que terminarán por condenar a la start-up que quiso ser revolucionaria, y harán correr la sangre en las manos de su creador.

Captura de pantalla de la serie The Dropout con Amanda Seyfried como Elizabeth Holmes probando la primera máquina Theranos ©Disney/Hulu Captura de pantalla de la serie The Dropout que muestra la pantalla que muestra el resultado falsificado de la primera prueba pública de Theranos ©Disney/Hulu

Desde el principio, la serie hace muy bien en poner al espectador en el baño incluso sin ningún conocimiento previo sobre este caso histórico. La secuencia de escenas que recrean el juicio de Elizabeth Holmes y escenas que recorren su pasado resalta inmediatamente el contraste entre la joven y el futuro empresario caído. En la cara y en la voz todo parece ser diferente y entonces crea aprensión sobre lo que vamos a descubrir en los siguientes episodios, porque te hace preguntarte qué la pudo haber transformado tanto. Esta puesta en escena, que nos hace viajar rápidamente entre el pasado y el futuro, permite una inversión instantánea en la historia y es, sin duda, uno de los puntos fuertes de esta serie. Lo más llamativo sigue siendo el juego de la actriz principal que nos transporta directamente a la mente del joven emprendedor.

Captura de pantalla de la serie The Dropout que muestra a Elizabeth Holmes testificando en la corte ©Disney/Hulu Captura de pantalla de la serie The Dropout que muestra a Elizabeth Holmes en su juventud ©Disney/Hulu

Amanda Seyfried irreconocible

La serie tiene el mérito de ser llevada por la increíble actuación de Amanda Seyfried. Lejos de sus papeles anteriores como Sophie en Mamma Mia o Anita Lesnicky en Jennifer’s Body, la actriz logra interpretar a la perfección a Elizabeth Holmes en cada etapa de su carrera. Su actuación brilla particularmente en la forma en que logra cambiar el personaje y la apariencia del personaje, pieza por pieza. Estos cambios suelen estar representados en escenas en las que vemos a Holmes intentando imitar a grandes directores generales como Steve Jobs o Bill Gates frente a un espejo o un póster. Ella hace todo para parecerse a ellos, desde las expresiones faciales hasta la entonación de la voz. Entonces observamos una verdadera metamorfosis casi aterradora. mientras la joven avanza hacia su meta.

Captura de pantalla de la serie The Dropout que muestra a Elizabeth Holmes idolatrando un póster de Steve Jobs ©Disney/Hulu Captura de pantalla de la serie The Dropout que muestra a Elizabeth Holmes tratando de hacer expresiones faciales frente a un espejo. Su mirada es aterradora en esta imagen. ©Disney/Hulu

Aunque estas escenas se atribuyen a la necesidad de Elizabeth de hacerse un nombre en Silicon Valley como mujer, la forma en que Amanda Seyfried juega en estos momentos parece mucho más fuerte que este simple simbolismo. La actriz principal y su actuación son la mayor fortaleza de esta serie porque logra apropiarse del personaje hasta el más mínimo detalle. La dirección que toma el personaje de Elizabeth en la serie, en su comportamiento y en su forma de hablar y adaptarse a las situaciones en público, recuerda acciones que muchas veces se atribuyen a personas neuro divergentes en el espectro del autismo.

Sin embargo, los profesionales médicos que entraron en contacto con Elizabeth afirman lo contrario, y nunca se le ha diagnosticado que esté en el espectro. Sin embargo, los medios siempre se han preguntado por su capacidad para utilizar su imagen de pequeño genio para parecer una copia de Steve Jobs. Los principales directores ejecutivos de Silicon Valley a menudo son retratados como si tuvieran TDAH u otros trastornos del comportamiento que muchos en los medios dirían la fuerza de su mente que piensa “fuera de la caja”. No es imposible imaginar que Elizabeth estaba tratando de emular ese comportamiento para pasar por estos otros grandes ganadores en su campo. Los elementos más evidentes siguen siendo la mirada, la entonación y el ritmo del discurso que se reproducen con tal nivel de perfección en la versión original que es casi desconcertante.

Captura de pantalla de la serie The Dropout que muestra a Elizabeth Holmes en una conferencia universitaria ©Disney/Hulu Foto de Elizabeth Holmes sonriendo en una conferencia de TechCrunch © TechCrunch vía Wikimedia Commons

Un ritmo irregular

Además de la actuación de Amanda Seyfried, que por sí sola lleva toda la serie, el principal defecto de este lamentablemente sigue siendo el ritmo desigual de su narración. La serie arranca con fuerza desde los primeros episodios que son suficientes para llevarnos hasta las entrañas y ponernos en el centro del estrés que imponen las mentiras de Elizabeth Holmes. Sin embargo, una vez que se nos revelan los primeros fallos ocultos de Theranos, no hay nada que nos sorprenda. Desde el episodio 3, el joven CEO ya parece estar en su punto más bajo y el ritmo se está agotando..

Este extraño ascensor emocional luego deja una impresión de aburrimiento durante algunos episodios, hasta que la presión finalmente aumenta en los últimos momentos. La serie consigue dramatizar muy bien los acontecimientos finales utilizando todo un arsenal de técnicas cinematográficas. Escenas de acción y estrés amplificadas por una intensa banda sonora permiten, en particular, compensar la falta de adrenalina introducida por los episodios medianos. Pero esta narración frenética que se desarrolla en los últimos episodios revela un desarrollo que se siente fuertemente guionado en comparación con el resto de la serie, sacándonos así del ambiente biopic y documental del resto de la obra. Este es particularmente el caso de las escenas de disputas que fácilmente se imaginan como ficticias. Si bien es necesario tener escenas en las que la sangre de los personajes solo se está moviendo para mostrar el alcance de los errores que han cometido, estas escenas exageradas pierden autenticidad rápidamente. El lado de los “hechos reales” se pierde entonces y nos encontramos desestabilizados..

Captura de pantalla de la serie The Dropout que muestra a Elizabeth Holmes luciendo extremadamente cansada frente a un espejo ©Disney/Hulu Captura de pantalla de la serie The Dropout que muestra a Elizabeth Holmes muy parecida a Steve Jobs, dentro de la sede de su nueva empresa Theranos ©Disney/Hulu

Sin embargo, descubre el escándalo de Theranos desde un punto de vista interno logra tener su efecto sensacional. La serie logra desconcertarnos hasta el punto de cuestionar la veracidad de esta increíble historia que sacudió Silicon Valley y la industria de la medicina en los Estados Unidos. The Dropout luego logra hacer el trabajo que se le pide, es decir transcribir una de las estafas más grandes del mundo a través de una narrativa para el público en general, y aunque esto tiene sus altibajos, la fórmula sigue siendo efectiva y sin duda causará una buena impresión.

Pedro Perez

Pedro Perez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: okjuegos.es.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Cyberneticos CPD que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad